Faery: Lamias

| |

Holaaaaaaaa

Os traigo una nueva camiseta de la serie Faery.


Se trata de una camiseta roja, de manga corta, talla mediana. Está pintada a mano con pintura metalizada en color dorado, con un dibujo de una bonita Lamia ¿que no sabeis qué es una Lamia? bueno, leed un poquito más abajo y saldreis de dudas ^__^




Las Lamias suelen ser muy hermosas, pero al no poder manifestarse en toda su belleza, suelen presentar alguna característica animal, como patas de oca, gallina o cabra. Su pelo, largo, sedoso y brillante es normalmente rubio, pero al llegar la noche sufren una transformación y se vuelve blanco, sus ojos rojos y su piel se arruga como las viejas. De todas formas, gozan de una gran versatilidad, son de índole afable, caritativas, inofensivas y poseedoras de grandes secretos. Su zona se restringe a la cueva de Lezao.

El vocablo "lamia" tiene su origen en la mitología griega, referido a una reina de Frigia, famosa por su hermosura y su terrible crueldad, que acabó siendo transformada en fiera. En las leyendas de Euskadi conservó todo su carácter negativo y en otras regiones europeas llegó a ser sinónimo de vampiro feroz, capaz de chupar la sangre a los niños. Así en Inglaterra, la temible “Glaistig” adopta la forma de mujer muy seductora, cuyos pies son pezuñas de cabra que oculta bajo los pliegues de su vestido verde. Seduce a los hombres y aprovecha el momento especial de aproximamiento del baile con ellos para chuparles la sangre cual vampira transilvánica. Por otro lado, paradójicamente, se muestra benigna con los niños y con los ancianos.

Las lamias son esencialmente subterráneas. Construyen sus hogares bajo el suelo, en cuevas o cavernas, aunque pasan la mayor parte del tiempo cerca de los arroyos o de las fuentes que en general, se encuentran cerca de menhires o dólmenes, tratando por todos los medios absorber toda la energía que de ellos emana. Decoran con brillantez todas sus moradas y no aparecen en la superficie hasta que amanece. Sus cavernas se hallan repartidas por Urepel, Iriberri, Isturitz, Orozco, Marquina, sierra de Entzia, Ezpeleta, Mañaria, Ceánuri, Dima...

Una leyenda de Azcarate, en las cercanías de Mendaro, cuenta que un hombre encontró un precioso peine de oro en un prado cercano, lo recogió y se lo llevó a su casa. Al día siguiente se encontró que todo el prado estaba lleno de piedras. Mientras observaba la escena atónito, se le acercó una lamia, y le dijo que si le devolvía el peine, desaparecerían las piedras del prado. El hombre devolvió el peine y, esa noche, las lamias quitaron las piedras del prado. Eran tantas, que cada lamia sólo tuvo que retirar una piedra.

Aunque no siempre las lamias se mostraban tan amables; otras veces, las lamias amenazan con acabar con la descendencia de aquellos que osan arrebatarles su peine de oro.

Pero las lamias también eran generosas con quienes les ayudaban. Solían regalar a los humanos objetos aparentemente sin valor, como tocino, miel, o cenizas, que se convertían en oro o plata, según el objeto elegido. Una leyenda cuenta que las lamias, en una ocasión, llamaron a la comadrona de un pueblo para que asistiera en el parto de una de las lamias. La comadrona llegó hasta la orilla del río y ayudó en el parto de la lamia, que, en agradecimiento, ofreció a la mujer un tarro de manteca y otro de miel. Le pidieron que escogiera el tarro que más deseara. Aunque le recomendaron aceptar el tarro de miel, la comadrona pensó que la manteca le sería más útil en su casa. Cuando llegó a casa, guardó el tarro de manteca, que, a la mañana siguiente, se había llenado de monedas de plata. Entonces comprendió que, si hubiera elegido el tarro de miel que le recomendaron las lamias, el tarro se hubiera llenado de monedas de oro.

Las lamias ayudan en sus trabajos a los humanos que les dejan ofrendas por las noches. Se dice que algunos puentes fueron construidos por las lamias. Según las diferentes versiones de la leyenda, en pueblos de montaña, con accesos difíciles, los aldeanos planeaban construir puentes para mejorar las comunicaciones entre los pueblos, pero eran trabajos complicados, por la situación geográfica de dichos lugares, por lo que pedían ayuda a las lamias, dejándoles comida. Por la noche, cuando todos se habían acostado, las lamias levantaban el puente desde un extremo del río al otro. Se dice que un día, un panadero que tenía el horno cerca del puente, encendió el horno a medianoche, de forma que el gallo del panadero, pensando que ya estaba amaneciendo, comenzó a cantar, asustando a las lamias, que, cuando iban a colocar la última piedra sobre el puente, se asustaron por el canto del gallo, cayendo la piedra al fondo del río. De esta forma se dice que, si te fijas bien, encontrarás algunos puentes con un agujero en el estribo, identificándose así los puentes construidos por las lamias.

Habitualmente se dice que las lamias son esquivas con los humanos, pero nos encontramos en el folklore vasco numerosas historias de amor entre lamias y humanos. La versión más extendida es la que cuenta cómo un joven pastor que volvía a casa con el rebaño a última hora de la tarde, se encontró con una bella lamia en la orilla del río. La pareja se encontraba todos los días, hasta que surgió el amor entre ellos, y decidieron casarse. Al llegar a su casa, el pastor contó a sus padres lo ocurrido, y cómo había decidido casarse con esa bella mujer que estaba en la orilla del río. Su madre estaba extrañada de que hubiera una mujer sola en la orilla del río a esas horas tan avanzadas, por lo que le recomendó a su hijo que, antes de casarse con esa joven, le mirase los pies, ya que podía ser una lamia. El pastor hizo lo que le pidió su madre, y, cuando se encontró de nuevo con su amada, le miró los pies, comprobando con terror que eran pies de pato. A pesar de seguir enamorado de la bella lamia, el joven anuló el compromiso de matrimonio y acabó enfermo de tristeza, muriendo poco tiempo después. Dice la leyenda que la lamia, enamorada del pastor, acudió a su funeral, pero no pasó de la puerta de la iglesia.h

7 mitahdes:

Desirée dijo...

Ya he aprendido algo mas hoy!!!Te ha quedado preciosa y que paciencia!!!

Me encanta las mitologias, muchos besitos

Pepi dijo...

Ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh........vaya tela, que cosa mas bonita, ya he estado paseando y viendo la cantidad de cosas que estais haciendo, vaya artistassssssssssssssssssss............no parais.
Gracias por la visita guapasssssssssssssssssss.............sois unos soletes. Un besitoooooooooooooooooo............

ENREDOS Y BOTONES dijo...

Holaa!! Me gusta mucho tu colección de camisetas insparadas en seres mitológicos, aparte de que las ilustraciones son preciosas, y me encanta leer la descripción y la leyenda de cada una de ellas. Felicidades, es un gran trabajo.

Natsumi's Creations dijo...

Que monaaaaaaaaaaa la coleccion de verdad, y esta camiseta es chulisima :P
Pues no sabia yo eso de las lamias que algunas las consideran como vampiresas ;) ellas si que saben cuando se les arrima uno mucho ale le chupan toa la sangre jijiji :$

Un besote enormeeeeee linda y lo dicho es preciosa!!!

Bijoux Roos dijo...

Está preciosa, es un sueño y ese color me mata!!!!!!
Buen finde amiga!!!
Bijoux Roos

Patty Rain dijo...

me encanta que expliques todas las creencias y fábulas sobre las lamias, adoro este tipo de información!!!!

pero esta camiseta... es maravillosa!! el dibujo es precioso, está superbien pintada!! y eso es muy difícil!! un trabajo genial mi niña!!!!!!

MOMENToCOMPLEMENTo dijo...

es una dulzura con sus lacitos tan mona ella!!!^^

Publicar un comentario

¡gracias por tus palabras!

^_^

Mitah music